Los buenos rasgos de los jugadores acertados del póker

El póker es un juego de la habilidad y suerte. Los mejores jugadores del póker son los que poseen las habilidades mentales y que pueden superar mala suerte. Ser un buen jugador del póker, uno debe seguir siendo tranquilo y confidente en todas las situaciones.

Pues hay un grado de suerte implicado en póker, la víctima que cae a un “mal golpe” es inevitable. Un mal golpe sucede cuando un jugador lo pierde aun cuando tiene una mano fuerte. Los malos golpes se pueden atribuir a la mala suerte e incluso los mejores jugadores del póker ahora y después experimentan los golpes del malo cada. La diferencia entre los buenos jugadores y los malos es cómo reaccionan a las situaciones desafortunadas como un mal golpe. Si usted puede permanecer tranquilo y confidente en todas las situaciones usted puede evitar de ir en una inclinación, que significa la fabricación de apuestas casuales. Un mal jugador del póker va generalmente en una inclinación a fin de ganar detrás las virutas que él había perdido. El resultado es una pérdida terrible en términos de manos y dinero.

Un buen jugador del póker, por otra parte, sabe que los malos golpes son parte y paquete de la vida de un jugador del póker. Él sabe ocuparse de malos golpes - y ése es reírlos apagado, olvidarse sobre ellos y concentrarse en la mano siguiente. Él guarda sus emociones bajo control y hace movimientos inteligentes en la tabla del póker. Él sabe que perder algunas manos en póker no es importante y se concentra en la última meta de ganar.

Otro rasgo vital de un buen jugador del póker es una memoria buena o excelente. Bien, eso es bastante obvio. Usted no puede ser un buen jugador si usted no ha almacenado previamente la información en las manos que usted jugó en el pasado. Con buena memoria, usted puede llamar fácilmente para importar de sus últimos juegos y después para formular sus acciones para satisfacer una situación actual.

“Solamente no soy bueno en memorizar las manos,” usted puede ser que diga. No se preocupe, porque mientras usted continúe jugando y practicando el póker usted pronto acumulará un banco de memoria formidable de la información del póker. La atención justa del cierre de la paga a las acciones de cada jugador (como levantar, el plegamiento o apostar) y a su “memoria del póker” mejorará dramáticamente.

Ahora que usted sabe ya las características de un buen jugador del póker, su meta siguiente es trabajar en sus buenos rasgos y comenzar a eliminar los malos. Mejore su memoria y su capacidad de permanecer tranquilo y confidente frente a la presión. Quite sus malos rasgos de convertirse impacientes y de hacer apuestas pobres o salvajes. Haga éstos y usted hará un jugador lejos mejor que usted era.





Close